Nuestros clásicos

Maridaje recomendado: Café con whisky

Por: Editorial Café irlandés

Un buen libro, más allá de la técnica, tema y estilo del autor, es aquel que para el lector significó horas de placer y entretenimiento. Es también aquel que a pesar de haberlo leído mucho tiempo atrás todavía se mantiene fresco en el recuerdo de sus lectores. Pero, principalmente, es aquel que cuando lo recuerdan, lo hacen con cariño y emoción. Después de eso, la técnica, estructura, impacto social y demás criterios técnicos dejémoselos a los académicos. Que ellos se encarguen de hacer todas esas tesis y análisis que, muchas veces, son desconocidas para los lectores comunes.

Es por eso que, a continuación, el equipo editorial de Café irlandés les compartirá un sondeo realizado con el fin de enumerar aquellos libros de la narrativa salvadoreña que, consideramos, deben ser leídos por la nuevas generaciones y promocionados tanto a nivel nacional e internacional. Se trata de libros más allá de los clásicos como Salarrué o Roque Dalton. Libros populares entre las generaciones de la posguerra. Y, en algunos casos, son libros que, lamentablemente, están fuera de circulación a pesar de su calidad  y popularidad.

El criterio con el que se trabajó esta lista, fue una selección de obras que en su momento de lectura nos emocionaron y cambiaron el mal concepto de “literatura salvadoreña” que los colegios nos crearon por culpa de las malas decisiones del Ministerio de Educación; así como también, que a pesar de haberlos leído muchos años atrás, siguen vigentes en nuestros recuerdos. Por lo tanto, aunque estas obras no se encuentren en los programas de estudio, son “nuestros clásicos”.

Antes de comenzar, queremos describir el perfil de las personas que contribuyeron en este sondeo. Así, nuestros lectores, podrán hacerse una idea de los aspectos psicológicos de quienes participaron en el grupo focal. Lo primero que deben saber es que son personas entre los 20 y los 30 años de edad, que no vivieron el conflicto armado de El Salvador de manera directa. Son graduados o estudiantes de carreras de humanidades como la Licenciatura en Comunicación Social, Filosofía y Psicología. Todos tienen aspiraciones literarias, pero aún están en formación. Se consideran amantes de la lectura y, la mayoría, ha recibido algún tipo de instrucción en escritura creativa. Con estas características, esperamos que nuestros lectores se hagan una idea de la lógica de nuestra selección, y así evitamos el resentimiento por la ausencia de ciertos libros “clásicos” o contemporáneos de la literatura salvadoreña.

Una vez aclarado lo anterior, procedemos a enumerar esos libros. El orden en que los presentamos es aleatorio. No influye en la calidad o popularidad de la obra.

  1. De fronteras por Claudia Hernández
  2. Insensatez por Horacio Castellanos Moya
  3. Trece por Rafael Menjívar Ochoa
  4. A-B-Sudario por  Jacinta Escudos
  5. Heterocity por Mauricio Orellana Suárez
  6. Cuentos (in)completos y maravillosos por Álvaro Menén Desleal
  7. Olvida uno por Claudia Hernández
  8. El asco por Horacio Castellanos Moya
  9. Terceras personas por Rafael Menjívar Ochoa
  10. El Diablo sabe mi nombre por Jacinta Escudos
  11. La dama de los velos por Mauricio Orellana Suárez
  12. Hacer el amor en el refugio atómico por Álvaro Menén Desleal
  13. La canción del mar por Claudia Hernández
  14. El sueño del retorno por Horacio Castellanos Moya
  15. Instrucciones para vivir sin piel por Rafael Menjívar Ochoa
  16. El asesino melancólico por Jacinta Escudos
  17. Luz negra (teatro) por Álvaro Menén Desleal
  18. Tirana memoria por Horacio Castellanos Moya
  19. De vez en cuando la muerte por Rafael Menjívar Ochoa
  20. Donde no estén ustedes por Horacio Castellanos Moya
  21. Cualquier forma de morir por Rafael Menjívar Ochoa
  22. Con la congoja de la pasada tormenta por Horacio Castellanos Moya
  23. Breve recuento de todas las cosas por Rafael Menjívar Ochoa

BONUSTRACK: Niños de un planeta extraño (ensayos) por Ricardo Roque Baldovinos

Como ya se dijo, ningún criterio académico ni político interfirió en la selección de estos títulos. Ninguna obra fue incluida sólo por hablar un “tema importante para el país”, por corrección política, inclusión social o porque la crítica literaria la considera buena. El único criterio de selección fue lo atractivo y memorable de la historia (o las historias, en el caso de los cuentos) para sus lectores.

DATOS CURIOSOS:

  1. Los narradores más populares entre la generación de posguerra de El Salvador son: Horacio Castellanos Moya, Claudia Hernández, Rafael Menjívar Ochoa, Jacinta Escudos y Álvaro Menén Desleal.
  2. Durante el grupo focal, los participantes recomendaron, más que un título en específico, la “narrativa completa” de Horacio Castellanos Moya, Claudia Hernández y Rafael Menjívar Ochoa.
  3. En el sondeo se habló del interés por leer el libro inédito “No digás amor ni ante un espejo” de Álvaro Menén Desleal.
  4. Entre las razones por las cuales estas obras fueron seleccionadas, está la incursión de sus autores en géneros como la novela negra, el humor negro y absurdo, el erotismo, la fantasía y ciencia ficción, entre otros. Así, también, por ser historias con temas más allá del conflicto armado en el país. Y, en el caso de aquellas que sí trabajan el tema de la guerra, por hacerlo con un “verdadero tratamiento literario”, atractivo y no testimonial.
  5. Más de la mitad de obras seleccionadas en esta lista ya no están disponibles al público. Son libros que, una vez se terminaron sus primeras ediciones, la editorial no volvió a imprimirlos. Otros, al ser publicados en el extranjero, no están a la venta en El Salvador. Por lo que nosotros, como Equipo Editorial de Café irlandés, hacemos un llamado de atención a la editoriales nacionales e internacionales para que no dejen en el olvido a estas obras, pues consideramos que deberían entrar en la lista de clásicos contemporáneos de la literatura salvadoreña. Así como ser difundidas a las nuevas generaciones, pues muchos de estos títulos son referentes para los nuevos escritores salvadoreños.

2 respuestas a “Nuestros clásicos”

  1. Si no han leído a Chema Méndez, allí tienen un monstruo de finales de siglo XX. Esta lista revela falta de lectura enorme, no todo está en internet, muchachos, váyanse un día a los usados, a lo mejor encuentran un tesoro que les vuele la cabeza. Hace falta rescatar del olvido a tantas voces, que la palabra clásico se descalabra si empezamos a decir nombres.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s